Caminar en el agua: un verdadero deporte para tus vacaciones

Le longe cote

Para los que no aguantan parados en la playa, hoy quiero compartiros mi nuevo “entretenimiento”.

Hace poco estuve de vacaciones en Francia. Mi primera intención era ir a la playa, nadar un poco y tumbarme al sol. No contaba con encontrarme el agua a tan sólo 20º. ¡Nadar: imposible para mí! Como soy incapaz de quedarme quieta más de 15 minutos y estaba pasando calor, decidí andar por la orilla para refrescarme un poco.

En el primer descanso, mi hermano, viéndome inquieta en mi toalla, me habló de un nuevo deporte que pega fuerte en la costa atlántica francesa: “Le Longe-Côte”. La idea me encantó y la puse en práctica enseguida. Y sigo practicándola casi todos los días.

Sencillo, saludable y barato. El eslogan dice algo así: “La marcha es buena para la salud. Y en el agua lo es aún más.”

Y en efecto, este deporte se puede practicar a cualquier edad. Es excelente para el corazón, la espalda, el equilibrio, la coordinación, etc.

Se trata de atravesar la playa adentrándose poco a poco en el agua hasta llegar a la cintura y/o al pecho. Una vez en el agua basta con andar. También se puede correr, andar hacia atrás, hacer pasos largos etc. Se puede variar la intensidad y el tipo de esfuerzo en función de la condición física de cada uno, modificando la amplitud y el ritmo de la zancada y/o la altura del agua. Actividad completa que actúa a la vez sobre los sistemas musculares, respiratorios, cardíacos y circulatorios.

Al practicarse en agua fría activa la circulación de la sangre y favorece un mejor retorno venoso y por lo tanto es un buen aliado “contra” la celulítis.

Trabajo muscular intenso y suave.
 Agua hasta la rodilla con pequeñas zancadas rápidas, trabajo cardiovascular.

 Agua hasta la cintura, movimientos más lentos pero más amplios y con la resistencia que aumenta (hasta 5 veces más que sobre suelo).

Las articulaciones no sufren. A medida que nos adentramos en el mar, la gravedad disminuye y el peso corporal también. Con el agua hasta el ombligo, no hay impacto sobre las articulaciones (caderas, rodillas y tobillos) y por lo tanto es ideal para las personas con sobrepeso y las que sufren de dolor de espalda.

Una actividad al aire libre y en el mar. Doble ventaja: oxigenación del cuerpo y de la mente al mismo tiempo que logramos una remineralización del organismo.

Como con toda actividad física permite “quemar” el exceso de adrenalina y tensión, eliminar toxinas y elevar los niveles de endorfinas, responsables del bienestar y del placer.