Discos intervertebrales y agua

¿Cuántas veces habrás oído que hay que beber agua? Para eliminar mejor, para que tus riñones funcionen mejor, para adelgazar y en una ocasión ya te conté que antes de tomarte una pastilla para el dolor de cabeza bebieras varios vasos de agua y comprobaras si mejorabas. Y hoy te doy otra buena razón para que en 2015 adoptes el sano hábito de beber agua: la salud de tu espalda.
Nuestro cuerpo es agua en un 65% y eliminamos esta agua a lo largo del día a través de la orina, los excrementos, la transpiración y en forma de vapor de agua a través de la respiración. Las pérdidas diarias de agua varían en función de la exigencia de la actividad, la temperatura, la humedad y otros factores como los procesos infecciosos de moda en esta temporada.
La mayoría de los dolores de espalada, especialmente de la zona lumbar se deben a una disminución del espacio intervertebral. Esto provoca una compresión de los nervios que salen de la columna y a continuación llega el dolor. Una de las causas de dicha disminución es que las “almohadillas” (discos intervertebrales) que separan las vértebras han perdido volumen por deshidratación prolongada. Estas estructuras son reservas naturales de líquido y en caso de necesidades el organismo utiliza el valioso recurso de agua que ofrecen.
Tu espalda necesita que bebas agua, ya que una deshidratación prolongada expone al disco a que sea cada vez más fino, menos elástico, más débil y por lo tanto más propenso a romperse dando lugar a las tan temidas hernias discales.
Con un buen tratamiento osteopático puedo hacer mucho para devolverle a tu cuerpo flexibilidad, movimiento, aliviar tus dolores y mejorar tu salud. ¿Pero, qué tal si pones un poco de tu parte? ¡Aplica los consejos que te doy durante la sesión! Bebe agua. A largo plazo tu cuerpo te lo agradecerá. Es el medicamento más barato y eficaz del mercado.

Magali Cazenove Osteopatía