Dolor lumbar. ¿Por qué?

Magali Cazenove

¡Cuánta gente llega quejándose de un dolor lumbar aparecido de la nada! Y preguntándome: ¿Por qué, si no he hecho nada? En la mayoría de los casos, es el músculo psoas ilíaco que está haciendo de las suyas.

El psoas ilíaco tiene dos funciones principales (simplificando al máximo): mantener recta la columna lumbar y también flexionar la cadera, por lo tanto es un músculo muy solicitado. Muchos pacientes que he tratado por lumbalgia debida al acortamiento del psoas ilíaco (P.S) han sido o por pasar tiempo sentadas (conductores, administrativos, informáticos etc.) y/o por practicar ciclismo, spinning o corren. En ambos casos, el dolor repentino e inmovilizador de la espalda lumbar es un síntoma de un exceso de tensión del P.I, sea uni o bilateralmente.

Este músculo tiene la particularidad de funcionar a la inversa de los demás músculos: se acorta cuando está relajado y se alarga cuando trabaja. Por lo tanto, si eres de los que pasan tiempo delante del ordenador, o bien que le dan a la bici o salen a correr distancias largas, te conviene aprender a estirar bien este músculo: tienes todas las papeletas de quedarte enganchado, si llevas mucho rato sentado o si te has pasado entrenando (al enfriarse después de haber sido muy solicitado es cuando se acorta de golpe). Si tu estilo de vida es el sedentarismo, ahora entenderás por qué en posts anteriores he subrayado la importancia de moverte a menudo, no sólo para activar la circulación, cambiarte las ideas sino y principalmente para no someter mucho tiempo tu psoas al acortamiento que genera la posición sentada. Para los deportistas tenemos aquí una razón más para estirar después de la actividad.

¿Cómo puedes detectar que tu P.I está acortado? Antes de sufrir una lumbalgia, al incorporarte de pie de repente, sentirá que tu cadera se bloquea. En este punto tienes que estirar sí o sí. En caso contrario en un par de semanas me estarás llamando y muy dolorido.

La forma más sencilla de estirarlo en casa es: sobre una mesa tipo comedor, apoyar las nalgas en un borde y tumbarse de espalda; dejar caer la pierna izquierda y atraer la rodilla derecha hacia tu pecho con los brazos; mantener 20 a 30 segundos y cambiar de lado; repetir al menos 3 veces por cada lado. Es lo más parecido al estiramiento que te hago en la consulta y que verás en la foto.

Otras causas por las que el P.I se acorta: el frío, inflamación intestinal, estreñimiento, síndrome premenstrual etc.

En todo caso, si no sabes por qué te empieza a molestar tus lumbares, ponte a estirar y anda 10 minutos dando pasos pequeños y con mucha cadencia.

Cuídate y una vez más: muévete y estirar a continuación.